El cáncer de piel tiene como causa más frecuente la exposición excesiva a las radiaciones ultravioletas del sol. En las últimas décadas se ha producido un aumento de los casos de cáncer de piel, que está relacionado con las actividades al aire libre y el hábito de tomar el sol. Las radiaciones solares, además son causantes de quemaduras, envejecimiento cutáneo precoz y desarrollo de cataratas oculares.Está comprobado que los rayos ultravioleta (UV) son los principales responsables. El sol emite diferentes tipos de radiaciones, entre las que hay que destacar los rayos ultravioletas A (UVA), los ultravioletas B (UVB), los rayos infrarrojos y la luz visible. Los UVA penetran en las capas más profundas de la piel y son responsables del envejecimiento prematuro y del aumento de cáncer. Los UVB penetran de modo más superficial y provocan quemaduras solares y cáncer de piel. Además de las lesiones inmediatas ( enrojecimiento de la piel, eritemas solares, reacciones alérgicas…), la exposición excesiva a las radiaciones ultravioletas del sol es acumulativa, es decir, que la exposición solar desde la infancia incrementa el riesgo de cáncer en la vida adulta.

Para prevenir este efecto dañino del sol sobre nuestro organismo debemos tener conductas y hábitos de fotoprotección que prevengan la exposición excesiva a las radiaciones solares, no solo en playas, piscinas, montaña, sino también cuando se practiquen deportes al aire libre o se acuda a espectáculos u otras actividades que se lleven a cabo en espacios abiertos.

  • Reducir la exposición solar durante las horas centrales del día, entre las 12 y las 16 horas.
  • La sombra y el uso de ropa y sombreros son la mejor forma de protección. El sombrero de ala ancha protege los ojos, la cara y el cuello.
  • Usar gafas de sol, con filtro para rayos UV.
  • Utilizar crema de protección solar con factor de protección como mínimo de 30.En los menores de 6 meses, mejor no tomar el sol y utilizar ropa y sombrilla.

¿Como usar los fotoprotectores?

Los filtros solares: pueden ser físicos (inorgánicos)  y químicos (orgánicos).

  • Los filtros físicos actúan reflejando la luz solar.Suelen contener sustancias como el dióxido de titanio y el óxido de zinc.
  • Los filtros químicos (orgánicos) absorben la radiación ultravioleta.En algunos niños pueden producir reacciones en la piel, como dermatitis.

Hay cremas que combinan filtros físicos y químicos.En los niños pequeños pueden ser recomendables los físicos, ya que tienen menos penetración a través de la piel.

El factor de protección solar (FPS), que se indica con un número, da información sobre la protección frente a las radiaciones ultravioletas B, que son las responsables de las quemaduras y cáncer de piel.El FPS informa del número de veces que el fotoprotector aumenta la capacidad de defensa de la piel frente al enrojecimiento cutáneo previo a una quemadura.Para saber que el protector protege también de los UVA, debe ponerlo en la etiqueta.

Como aplicarlo:

  • Aplicarlo en cantidad generosa sobre la piel seca. Se debe aplicar 15 o 30 minutos antes de estar al sol y repetir cada dos horas, ya que el agua y el sudor disminuyen su efecto, aunque figure como resistente al agua.Tras un baño prolongado se debe volver a aplicar al salir del agua.
  • Utilizarlo incluso en días nublados: Las radiaciones UV atraviesan las nubes y se reflejan en el agua, la arena , la hierba y la nieve.
  • Extremar las precauciones en las partes del cuerpo más sensibles: cara, cuello, calva,hombros,escote,orejas,manos y empeines. La protección de labios debe realizarse con barras fotoprotectoras.

En los menores de 6 meses, mejor no utilizarlos. Hasta esa edad no se deben exponer al sol y se deben usar medidas físicas:ropa, sombrilla,capazo…Si la exposición solar fuera inevitable, se puede utilizar una pequeña cantidad de protector de al menos FPS 15 en pequeñas zonas, como la cara, el dorso de los brazos y manos.

Los menores de tres años no deben exponerse al sol.Es muy importante protegerles con ropa, sombreros, gafas y protectores solares de FPS alto.

Es recomendable consultar el índice ultravioleta local para aplicar las medidas de protección.Se puede consultar en la página de la Agencia Estatal de Meteorología(AEMET) para España. Un índice mayor de 5 supone un alto riesgo de que la exposición al sol sin protección resulte perjudicial.